fbpx
Funcion del Abogado

Función del Abogado

El abogado es una figura personificada que actúa de forma independiente y que asiste y representa en la defensa de los derechos e intereses de un individuo o un colectivo, ya sea persona física o jurídica. Para poder ejercer la abogacía es necesario estar licenciado o graduado en derecho, superar el examen nacional de acceso a la abogacía y estar colegiado en uno de los Colegios de Abogados. La profesión de abogado está regulada legalmente en nuestro país y esta regulación confiere ciertas competencias a los Colegios de Abogados.

Abarcan toda área legislativa. Normalmente los abogados optan por especializarse en un campo en concreto, cursando máster de aquello que más les motive como futuros profesionales. El mundo de la abogacía es tan amplio como compleja es nuestra sociedad. Mercantil, civil, administrativo, financiero, laboral o penal son las principales ramas de la abogacía.

El abogado, en resumidas cuentas, presta sus servicios en forma de asesoramiento jurídico y defensa para temas que se consideran de cierta sensibilidad por los motivos que sean.

Sus funciones son, como hemos visto, tan heterogéneas como todas las áreas que cubren. Pueden simplemente dar orientación, redactar documentos legales, acuerdos de compra-venta, negociar entre partes, o actuar como abogado, defendiendo a su cliente en procesos judiciales. Por tanto, si bien no es imprescindible, sí que es recomendable la presencia de un abogado en estos y otros muchos supuestos.

Funciones Principales de un Abogado

¿Cuáles son las funciones principales de un abogado?

Determinar las funciones principales de un abogado resulta complejo dada la inmensidad y complejidad de los asuntos que pueden llegar a abordar. Podríamos dividir estas funciones entre los tipos de sujetos jurídicos que existen, como mencionamos antes: personas naturales y jurídicas. O también por áreas más específicas: por ejemplo, civil o penal. Sea cual fuera la organización que hagamos de sus principales cometidos, si hablamos de alta demanda de servicios concretos, éstos serían los más solicitados por los clientes:

  • Derecho mercantil: asesoramiento en materia societaria, protocolos familiares en el ámbito de la empresa familiar, mercado de valores, bancario, seguros, transportes, contratos de colaboración y  otras muchas modalidades contractuales, títulos valores, nuevas tecnologías, derecho concursal y crisis de la empresa, arbitraje, entre otros.
  • Derecho civil: Existen multitud de despachos con enormes departamentos especializados en derecho civil, donde se tratan los asuntos más cotidianos sobre la convivencia social: asesoramiento en materia de familia, herencias, accidentes de tráfico o arrendamientos urbanos son también claros ejemplos de las funciones principales de un abogado.
  • Derecho laboral: El trabajo rige las vidas de las sociedades modernas, es por ello que existen también despachos especializados en laboral, donde empresarios y asalariados defienden sus derechos. Reclamaciones de salarios, indemnizaciones por despido, acoso laboral, o toda circunstancia o coyuntura donde exista un bien jurídico que proteger cuenta con la presencia de abogados.
  • Derecho penal: Regula la potestad punitiva del Estado. Está asociado a delitos de cierta entidad, por tanto, la presencia de abogados es altamente recomendable e incluso, en algunos casos, imprescindible. Robos, crímenes, delitos económicos y otras conductas delictivas se encuentran también entre las funciones principales de un abogado.

Los temas relacionados con la administración pública también son bastante socorridos en cuanto a funciones principales de una abogado, dada la maraña burocrática a la que muchas veces se enfrentan los clientes.

Estos son sólo algunos de los ejemplos más reseñables en torno a las funciones principales de un abogado.

Garantias de Servicio del Abogado

Garantías de servicio del Abogado

Existen cierto tipo de garantías cuando contratamos los servicios de un abogado. Dado que es una profesión regulada, estas garantías están aseguradas por lo que es recomendable conocerlas.

  • Garantía de formación. El abogado es una persona formada, licenciada y en formación continua.
  • Garantía deontológica: El abogado, por definición, está sujeto a un código deontológico que es supervisado por el Colegio Profesional, al que debe pertenecer por imperativo legal.
  • Garantía de responsabilidad civil: El abogado está protegido, también por imperativo legal, con un seguro de responsabilidad civil que le compensará daños y perjuicios como consecuencia de error o negligencia en el desarrollo de sus funciones como abogado.

Como decíamos, estas garantías se dan siempre y en cualquier circunstancia.

Más Información

Si quieres saber más sobre las bases del sistema legal español, te invitamos a que te inscribas en el Máster Oficial de Acceso a la Abogacía del Instituto de Estudios Cajasol, donde aprenderás de los mejores profesionales de la abogacía en España.

Artículos relacionados


  • Se habla mucho de códigos deontológicos y de sus características según las profesiones a las que se refieren, sobre todo en tiempos de crisis. ¿Qué es realmente un código deontológico? ¿Para qué sirve el código deontológico de los abogados? ¿Es una garantía para los clientes?

  • El abogado es una figura personificada que actúa de forma independiente y que asiste y representa en la defensa de los derechos e intereses de un individuo o un colectivo, ya sea persona física o jurídica. Para poder ejercer la abogacía es necesario estar licenciado o graduado en derecho, superar el examen nacional de acceso a la abogacía y estar colegiado en uno de los Colegios de Abogados.

  • Las relaciones entre individuos, ya sean de tipo personal o profesional, requieren del consentimiento y aceptación de ambas partes. Sólo así es posible llevar a cabo una gran variedad de acciones para las que es necesario que dos o más personas estén de acuerdo, llegando a la misma conclusión y decisión.

Tags:


X