fbpx
ESports

eSports: cuando los videojuegos se hicieron deporte

En los últimos años un nuevo concepto de deporte ha irrumpido con fuerza: los eSports. Puede que hayas escuchado o leído algo sobre ellos ya que últimamente están en todos los medios y empresas como Movistar, Marca, AS y Orange han apostado por ellos. Si no conoces nada de los eSports, no te preocupes, estás justo a tiempo de subirte al tren.

Hay dos preguntas que siempre me hacen cuando comento algo sobre eSports: la primera, ¿eso qué es? Los eSports son videojuegos que van más allá de ser un simple entretenimiento y pasan a ser competiciones profesionales. Piensa en el fútbol: no es lo mismo jugar un partido con tus amigos que jugar la Champions, ¿verdad? Pues aquí pasa lo mismo: existen competiciones donde participan los mejores jugadores por prestigio y premios en torneos llenos de emoción, sorpresas y espectáculo.

La segunda pregunta que me suelo encontrar es: ¿y eso cómo va a ser deporte? Yo siempre respondo preguntando que qué es deporte. Normalmente a la gente le echa para atrás que se juegue a través de un ordenador y relacionan deporte con esfuerzo físico. Sin embargo el curling o el ajedrez son considerados deporte, no hay excusas.

Hay voces dentro del mundo del deporte tradicional, como la de David Stern  excomisionado de  la NBA, que defienden la inclusión de los eSports como deporte, en palabras suyas: “por supuesto que son un ‘deporte’. Llena estadios y arenas, tiene una red de contenido mediático y existe un mercado robusto en la compra y venta de quipos que parece estar en desarrollo”.

Uno de los mayores problemas que tiene la gente a la hora de entender los eSports es la diferencia entre los diferentes juegos. Esto no pasa en el deporte tradicional: nadie tiene dudas entre fútbol, baloncesto, atletismo o golf, todos son deportes pero diferentes. En el caso de los eSports la diferencia principal es el género: están los shooter (Counter Strike, Overwastch) que son los que se conocen como “de disparos”, los MOBA (League of Legends, DOTA2) que consisten en dos equipos que luchan por destruir la base del contrario o de cartas (Hearthstone) entre otros. Cada juego tiene sus peculiaridades, sus reglas, sus personalidades y son mundos completamente diferentes.

Cada juego además tiene modelos de competición diferente, por ejemplo League of Legends se organiza en ligas continentales donde los mejores se clasifican para el Campeonato Mundial. Hay otros juegos como Hearthstone o DOTA2 que tienen torneos internacionales durante el año.

Las audiencias de estos torneos y ligas son el principal atractivo para las empresas y patrocinadores. La final del Mundial de League of Legends de 2016 tuvo 43 millones de espectadores únicos y 14.7 millones de espectadores simultáneos. Estos números son propios de los grandes eventos deportivos.

Lo interesante del momento actual es que marcas importantes están entrando en el mundo de los eSports, tanto en España como fuera de ella. Algunos ejemplos son el Valencia CF que tiene sección de eSports, Movistar que tiene equipo y va a crear un canal exclusivo para retransmitir torneos, el PSG ha creado una sección también, periódicos como Marca y AS cuentan con secciones de noticias de eSports.

En definitiva los eSports son un mundo fascinante que no ha hecho más que nacer y está en pleno desarrollo. ¿Qué sabe lo que nos deparará el futuro? Pero una cosa está clara: los eSports han llegado para quedarse.

Tags:


X